Liga Mayor

La Fesfut los sancionó dejándoles sin partidos, ahora corren el riesgo de descender por esta razón

La situación financiera es complicada lo que coloca al club en una posición comprometida cercana al descenso a la tercera categoría

Por Admin FutboleroSV

Club Deportivo Topiltzin
Club Deportivo Topiltzin
Síguenos enSíguenos en Google News

El Comité de Licencias de la Federación Salvadoreña de Fútbol (FESFUT) informó mediante el acuerdo 181 que el equipo Club Deportivo Topiltzin no obtuvo la aprobación para programar el encuentro contra Cruzeiro. Esta decisión se basa en las deudas salariales pendientes con los jugadores del equipo de Segunda División, lo que coloca al club en una posición comprometida cercana al descenso a la tercera categoría.

"Se ha establecido que el Topiltzin de la Segunda División no ha demostrado el fiel cumplimiento de sus obligaciones consignadas en cada uno de los contratos firmados con sus jugadores, razón por la cual a partir de esta fecha SUSPÉNDASE LAS PROGRAMACIONES PENDIENTES DEL TOPILTZIN. HASTA QUE DICHO CLUB HAYA CUMPLIDO CON EL PROCEDIMIENTO DE FISCALIZACIÓN PARA EL CUMPLIMIENTO DE CONTRATOS ENTRE JUGADORES Y CLUBES DR LAS DIVISIONES DE FÚTBOL PROFESIONAL", es lo que lee el comunicado.

Topiltzin solicitó una extensión el 23 de octubre pasado con el fin de abordar sus obligaciones financieras, solicitud que lamentablemente no pudo cumplir. "El club solicito al Comité de Licencias se les brindara una prórroga de una semana a partir del lunes 23 de octubre para presentar la documentación respectiva, (…)"

Conforme a las normativas de competencia de la segunda división, en caso de que Topiltzin no pueda organizar dos jornadas consecutivas en el torneo, se verá sujeto a un descenso automático a la tercera categoría. La noticia ha generado preocupación entre los aficionados y la comunidad futbolística salvadoreña, ya que el Topiltzin, enfrentándose a dificultades económicas, lucha no solo por mantenerse en la segunda división, sino también por preservar su estabilidad y reputación en el ámbito deportivo.

Desafortunado destino que podría enfrentar el club salvadoreño

En este contexto, queda por ver cómo el Topiltzin abordará esta situación crítica y si logrará encontrar soluciones viables para cumplir con las exigencias financieras y evitar el descenso automático. La comunidad futbolística estará atenta a los desarrollos futuros, consciente de las implicaciones que este tipo de desafíos financieros pueden tener en la integridad y estabilidad de los equipos en el competitivo mundo del fútbol.